Seguidores

sábado, 23 de julio de 2011

Aceptaré todas las locuras que me quieras regalar.

¿Para qué vivir sola? ¿Para qué existir sin ti? Si, sin ti no hay nada que hacer. Nada que mirar, nada que pensar. Ojalá pudiera decírtelo bien, pero no me sale. Frases llenas de rabia rebalsan mis labios. Y yo sabiendo que no sirve de nada mantener una conversación en la cual el tema principal es "nosotros", porque no te gusta afrontar los problemas de la vida. Solamente sabés huir en las conversaciones que no te gustan. Mi odio por vos crece de a momentos, pero en el instante en que pienso que te odio, me arrepiento. Y pensar que pasé de amarte con locura a estas instancias de decirte que te mueras, que ojalá te pise un tren, o que te agarre un ruso con los brazos del tamaño de un auto y te torture durante horas, para que sientas mas o menos el dolor que yo sentí ese día, y los siguientes a ese, pensando, repasando cada segundo de los últimos 3 años.
En este momento me percato que estoy cayendo en la depresión de la infidelidad OTRA VEZ. Ya me lo dije, me lo repetí muchas veces, ya perdí la cuenta, tengo que dejar de pensar en esto pero desearía  tanto poder verte en la misma situación que me hiciste pasar a mi. Verte sufrir en las calles, tapándote la cara cada vez que veas algo relacionado conmigo. Decirle a tus amigos, tengo sueño, para evitar que te repitan que ellos te dijeron, que yo era mala para vos, que era una mala persona, que te iba a terminar haciendo mal. Amaría, que me llamaras a las dos de la mañana solamente para escuchar mi voz, porque me extrañas, y para contarme que cada vez que estás con alguien, te hace acordar a mi. Y a cada persona que usa mi perfume tenés ganas de tenerla abrazada todo el día. Cada vez que me veas en la calle, cruzarte para la otra vereda, por el simple hecho de que querés que yo te vea, no que te salude, que te vea, que me acuerde de vos, que sepa que todavía existís, para después cuando te conectes al msn tengamos una charla mas o menos así: YO: - Hoy te vi, no me saludaste.
ÉL: - Pensé que no me ibas a saludar si iba y te decia hola.
YO: - Cómo no te voy a saludar! La próxima me saludas!
ÉL: - Bueno dale, la próxima si o si.
FIN DE LA CONVERSACIÓN
Asi, y que sin importar cuanto tiempo hayamos hablado, vos te quedes con las ganas de decirme, que te moris por verme, por estar conmigo una vez más. Pero no te alcanza el tiempo que yo te digo, me tengo que ir eu, un beso. Ahora vos pensás, ¿eu? EU TU VIEJA! YO TENGO NOMBRE! A MI ME DECIS MI NOMBRE! Pero no, no hay caso, por el resto de tus días vas a estar destinado a ser mi "eu" ese que yo llamo cuando tengo ganas, que le digo te quiero ver una vez al mes, pero no digas nada porque a mi novio no le gusta que le meta los cuernos! Y CLARO! Asi cualquiera!
Pero bueno, en fin, la mayoría de los hombres son todos unos imbéciles y los otros son homosexuales (que no tengo nada contra ellos, porque tengo un amigo homosexual y lo amo como si fuera mi hermano).
Los adora, Antú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario